Fotografías donadas a Pamplona que muestran la evolución de la ciudad

El Ayuntamiento de Pamplona ha recibido en donación 3.483 documentos fotográficos del autor pamplonés Eusebio Mina Moreno (1915-1990), que reflejan la evolución urbanística de la ciudad y otros aspectos de la vida social. Los hermanos Javier y Ángeles Mina Rodríguez, descendientes del fotógrafo, hicieron efectiva la donación el pasado 28 de junio, de forma que corresponde al Ayuntamiento el derecho para la reproducción y difusión pública del material.

El Archivo Municipal ha ingresado los 3.483 documentos: 1.718 negativos y 1.765 positivos en distintos formatos, que se ponen a disposición de investigadores y público en general, con unos criterios que garanticen su preservación y aprovechamiento. Entre los positivos destacan composiciones fotográficas realizadas por Mina que comparan espacios urbanos de Pamplona en distintos momentos, lo que da muestra de los cambios registrados.

Estas modificaciones urbanísticas corresponden a las décadas de los años sesenta, setenta y comienzos de los ochenta y se centran en los barrios de Iturrama y San Juan, aunque hay imágenes de múltiples espacios urbanos. Además, el material fotográfico refleja otros aspectos relevantes de la vida social pamplonesa, como estampas de las fiestas de San Fermín, celebraciones religiosas como el Corpus o la actividad de los cordeleros o las lecheras.

El Ayuntamiento ya contaba con una pequeña representación del trabajo de Eusebio Mina entre las colecciones custodiadas por el Archivo Municipal, en concreto en la Colección Municipal (5 registros) y sobre todo en la Colección Arazuri (54 registros). Con esta última donación, varios registros de autoría desconocida que constaban en los fondos se pueden atribuir al autor, tras un primer examen de las vistas tomadas.

El Consistorio se compromete a conservar y difundir los materiales y, de hecho, no se descartan nuevas incorporaciones de documentos fotográficos del autor.

Biografía

Eusebio Mina nació en la calle Mayor de Pamplona, en la casa Ochotorena. Al quedar huérfano a corta edad, se trasladó con sus tías en la calle San Antón. Ya de adolescente, comenzó a trabajar en la editorial Aramburu como aprendiz y descubrió el mundo de la imprenta y los periódicos. Después trabajó como regente de talleres en Diario de Navarra durante 50 años, hasta su jubilación, en 1980. Además de tipógrafo e impresor, la fotografía fue una de sus principales aficiones, junto a la música, los libros, los viajes y los paseos por las calles de la ciudad. Tenía varias máquinas de fotos con las que realizó miles de fotografías, que guardaba clasificadas.

Su cambio de residencia desde la calle Dormitalería, donde se estableció tras contraer matrimonio con Juana Rodríguez Sola, a la avenida de Sancho el Fuerte, avivó su interés en la transformación de esa área de la ciudad, un cambio que hoy se puede apreciar gracias a su extenso trabajo fotográfico.


Publicado

en

por

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »