Asirón asume el éxito de la reparación de la pasarela de Labrit y reclama la indemnización

A pesar de que Bildu se empeñó en derribar la pasarela de Labrit y de que hizo caballo de batalla de la misma contra Enrique Maya durante la pasada legislatura, el tiempo ha vuelto a dar la razón a la sensatez y la cordura que implicaba la reparación y posterior reclamo de indemnizaciones a las empresas que se encargaron de ejecutar las obras, tal y como defendía el equipo de Gobierno de UPN.

Y ese caballo se acaba de subir el equipo de Gobierno Municipal que preside Bildu, que ha asegurado que va a reclamar la indemnización de 1,645 milllones por vicios ruinosos a los responsables de la pasarela del Labrit. El equipo redactor del proyecto y las empresas constructoras que ejecutaron las obras deben abonar de manera solidaria la cantidad, rebajada en 6.656,92 euros por la revisión de precios tramitada tras la declaración de responsabilidad de la Junta de Gobierno Local en octubre de 2023. El Ayuntamiento ha realizado una distribución inicial de la cantidad, que puede ser exigida a todos, a algunos o a cualquiera de los agentes implicados.

Así lo ha presentado esta mañana el concejal delegado de Gobierno Estratégico, Urbanismo, Vivienda y Agenda 2030, José Abaurrea, en la rueda de prensa celebrada para informar sobre los asuntos tratados en la Junta de Gobierno Local.

El cobro de la indemnización por daños y perjuicios se ha dividido entre los distintos agentes, que en cuatro casos tienen cubierta su responsabilidad por póliza de seguro. Se trata, en la parte de arquitectura, de los responsables del proyecto y dirección de obra, Óscar Pérez Silanes, José Carlos Pereda Iglesias e Ignacio Olite Lumbreras, que deben abonar a partes iguales 691.129,92 euros (42,013%). En el apartado de ingeniería, a la firma Boreas Nuevas Tecnologías SL se le exigen 531.298 euros (32,297%).

En cuanto a la construcción de la pasarela, las tres empresas integrantes de la UTE deberán abonar 422.610,31 euros (25,690%), repartidas como se estableció en la licitación de la siguiente forma: el 80% corresponde a Arián Construcción y Gestión de Infraestructuras SA (actualmente en concurso de acreedores), y el 20% a Teusa Técnicas de Restauración SA.

Parte de estas cantidades están ya consignadas en el Ayuntamiento. La Compañía de Seguros y Reaseguros Mapfre España SA aportó 140.800 euros, como aseguradora de la responsabilidad de Boreas Nuevas Tecnologías SL (70.400 euros), Óscar Pérez Silanes (35.200 euros) y José Carlos Pereda Iglesias (35.200 euros). Al pago de la indemnización también se aplica la ejecución de los avales presentados por la UTE Arián Construcción y Gestión de Infraestructuras SA, y Teusa Técnicas de Restauración SA como garantía de la correcta ejecución de las obras de construcción de la pasarela, por importes de 48.464,77 euros (Banco Santander) y 2.572,93 euros (Elkargi SGR). 

El Ayuntamiento, a través del director de Hacienda, realizará una resolución para reclamar las cantidades establecidas, en el plazo de un mes desde el día siguiente a la notificación de la resolución, terminado el cual se recurrirá a la vía ejecutiva. Esta reclamación no excluye otras posteriores, hasta que la indemnización resulte satisfecha en su totalidad. La reclamación puede dirigirse contra los responsables solidarios de la pasarela o, en el ejercicio de la acción directa del artículo 76 de la Ley 50/1980, de Contrato de Seguro, contra las entidades que aseguran su responsabilidad.

Reabierta hace un año

La pasarela de Labrit, inaugurada en diciembre de 2010, une el fuerte de San Bartolomé y el baluarte de Labrit – plaza de Santa María la Real, a través de una ‘Y’ de 73 metros de largo y 3,5 metros de ancho. La estructura se reabrió al tránsito peatonal hace ahora un año, el 22 de febrero de 2023, tras un cierre de más de seis años. En ese tiempo se realizaron cierres puntuales al principio, para trabajos de mantenimiento, hasta que empezaron a registrarse los primeros problemas de oxidación y deterioro de algunas placas de acero de la estructura, en el año 2016. La pasarela se cerró provisionalmente al tránsito peatonal el 5 de julio de 2016 y definitivamente en el mes de septiembre de ese mismo año.

En este periodo se acometieron diversos trabajos de refuerzo y reparación, que se fueron alargando al descubrirse con las reparaciones nuevas deficiencias. Además de los defectos detectados por el Colegio de Ingenieros de Navarra que dieron lugar al proyecto de reparación, un informe del mes de junio de 2022 recogía deficiencias constructivas en el entramado de acero de la pasarela y en la soldadura de las distintas partes que lo componen.

Las deficiencias en la soldadura se encontraban entre las chapas exteriores (vigas) y las cuadernas y los llamados nervios superior e inferior de la estructura. Las deficiencias existían también en las soldaduras entre las chapas sobre los nervios inferiores longitudinales y cuadernas del nudo de la pasarela. Esta deficiencia se extendía al resto de chapas superiores en los cajones cerrados que jalonan la parte inferior en toda la longitud de la estructura.

Igualmente, fue necesario el refuerzo del pórtico de apoyo del tramo corto de la pasarela sobre la estructura del frontón y, más tarde, procurar el alejamiento de las aguas pluviales de los apoyos de los estribos en Media Luna y Jito Alai, mediante sendas obras de reurbanización y encauzamiento de aguas. Los refuerzos de todo tipo introducidos hicieron necesaria la sustitución de 40 toneladas de acero y un 30% más de soldaduras para fijar las partes de la estructura.

Antes de proceder a la reapertura de la pasarela, se procedió a la hidrolimpieza de la corrosión generada por el paso del tiempo, y la instalación en la superficie de paso de un pavimento antideslizante, sometido a un proceso de impermeabilización. Además, infraestructura superó en el mes de diciembre las pruebas de carga dinámica y estática realizadas, con hasta 300 kg/m2, para garantizar su seguridad.

Los trabajos de refuerzo y reparación tuvieron un coste de 807.214 euros, a los que hay que añadir los estudios y trabajos técnicos encargados desde 2016, más el proyecto de reparación, inspecciones y andamiaje, y otras actuaciones alrededor de la propia infraestructura, hasta un gasto total de 1,4 millones de euros, según datos recogidos en 2023.

El Ayuntamiento exige ahora el pago de la indemnización por vicios ruinosos tanto a los arquitectos redactores del proyecto y directores de obra como a las empresas constructoras.


Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »