Asirón paraliza el nuevo parking de Pamplona que iba a facilitar 400 plazas para los vecinos

El Ayuntamiento de Pamplona, dirigido por Joseba Asirón (EH Bildu), ha decidido paralizar de la construcción del aparcamiento vecinal subterráneo de la calle Sangüesa. La Junta de Gobierno Local ha acordado este lunes iniciar los trámites para resolver la concesión administrativa que se adjudicó el pasado 13 de junio para la construcción y utilización de este parking.

Así lo ha anunciado este lunes el concejal delegado de Gobierno Estratégico, Urbanismo, Vivienda y Agenda 2030, Joxe Abaurrea (EH Bildu), que ha comparecido en una rueda de prensa junto con la concejala especial de Participación Ciudadana y Euskera, Aitziber Campión, para informar sobre los asuntos tratados en la Junta de Gobierno Local.

Según Abaurrea, este «era un proyecto que estaba sumido en una protesta vecinal muy importante, fundamentalmente porque no se había tenido en cuenta la opinión vecinal, no se había tenido en cuenta tampoco la opinión de la mayoría de la Corporación y por lo tanto era una más de esas aventuras a las que nos llevaba UPN de la mano de la unilateralidad y de esa imposición, de esa falta de consenso».

Ha explicado Abaurrea que «en una próxima Junta, que no será más allá de una semana, 15 días máximo», se incoará un expediente administrativo para iniciar el procedimiento, que podrá tener dos vías posibles: un desistimiento en términos de mutuo acuerdo o, de no ser así, sería una decisión que adoptaría el Ayuntamiento de forma unilateral, «teniendo en cuenta que con las partes se ha hablado ya». «Ya hemos tenido conversaciones, veíamos una sintonía en la necesidad de darle salida a esto, aunque, lógicamente, cada cual tiene su opinión respecto al valor que tenía el proyecto», ha dicho.

La diferencia entre ambas opciones, según Abaurrea, radica en que «uno se cerraría con el mutuo acuerdo y en el otro habría un periodo de alegaciones, pero todos nos llevarían al mismo punto». Ha añadido el concejal que este expediente «irá acompañado por un informe donde se justifique que esta es una decisión sustentada en el interés general y un informe jurídico que avale tanto la decisión como el procedimiento a seguir». El objetivo es que el procedimiento de resolución del contrato concluya en el mes de febrero.

La decisión de resolver el contrato y paralizar definitivamente las obras de construcción del aparcamiento subterráneo se sustenta, según Abaurrea, en «el fuerte rechazo vecinal que ha provocado este proyecto», y en la necesidad de aprobar previamente de forma definitiva el Plan Especial de Actuación Urbana (PEAU) del Segundo Ensanche, entre otros aspectos. En este sentido, el Consistorio plantea la necesidad de que las demandas de aparcamiento en este barrio «sean analizadas y recogidas en el PEAU».

Según Abaurrea, se realizará una separata «donde trabajaremos específicamente los temas de movilidad y de aparcamiento y que puedan incluir un análisis en profundidad, que incorpore también una encuesta vecinal amplia sobre todas estas cuestiones, donde el vecindario pueda decirnos qué es lo que opina y cómo ve la situación, y también, a partir de ahí, una batería de soluciones posibles a esta cuestión».

«Lo queremos hacer de forma abierta, de forma transparente, teniendo en cuenta al vecindario, teniendo en cuenta lógicamente a todos los grupos municipales, no solamente a los que tenemos una opinión concreta, sino a toda la corporación en su conjunto y lo hacemos en el seno del PEAU y lo haremos antes de elevar éste a aprobación definitiva, que esperamos que sea aproximadamente en el mes de junio», ha manifestado.

Además, ha señalado que «paralelamente a esto también hemos decidido que se va a mantener en la previsión de hacer un proyecto y una reorganización de la Plaza de la Cruz». «Queremos que sea objeto de trabajo y de debate en la propia Comisión de urbanismo y veremos si la fórmula final es la de hacerla con el personal técnico del Ayuntamiento o lo hacemos mediante un concurso para la reacción del proyecto», ha dicho.

Con estas medidas, según Abaurrea, «salimos de esa parálisis y lo situamos en un carril ya de trabajo positivo y buscando que tengamos soluciones a corto plazo». En respuesta a los medios de comunicación sobre si se rechaza así el proyecto planteado inicialmente para la reforma de la Plaza de la Cruz, ha señalado que «no es tanto un rechazo, sino una reconsideración positiva».

«El proyecto que se hizo antes estaba condicionado por las obras del aparcamiento, y siempre las obras del aparcamiento dificultan algún tipo de intervenciones, las limita, las condiciona en términos negativos, por ejemplo el tipo de vegetación o el tema de las rampas de entrada y salida, esas cosas que ahora desaparecen nos van a permitir una revisión en términos positivos», ha dicho, tras destacar que «hay una oportunidad de mejora sustancial del resultado final».

CASI 400 PLAZAS DE APARCAMIENTO

Las obras del aparcamiento subterráneo de la calle Sangüesa se adjudicaron el 13 de junio y comenzaron tras las fiestas de San Fermín. El nuevo parking preveía la un total de 346 plazas de aparcamiento de vehículos, con un coste unitario de 31.714 euros, y 45 plazas para motocicletas, a un precio de 1.500 euros.

Las plazas se iban a conceder en régimen de concesión para 75 años, puesto que el aparcamiento se levanta en suelo público. Esta infraestructura se iba a construir en el tramo de la calle Sangüesa, desde la confluencia con la calle Navarro Villoslada hasta la calle Tafalla, en cuatro plantas subterráneas, con una longitud de 164 metros y una anchura de 17,7 metros. Tras las obras de construcción se reurbanizaría la calle y las zonas colindantes, así como la plaza de la Cruz.

El presupuesto total de la actuación ascendía a 13,7 millones, que asumía la Agrupación Propietarios Garajes Avenida Galicia, a excepción de 2.579.330,38 euros, que el Ayuntamiento tenía previsto aportar en los dos próximos años para sufragar las obras de reurbanización de la plaza de la Cruz.

La adjudicación y el posterior inicio de las obras «generó un rechazo vecinal, que realizó diversas concentraciones, tanto en la propia plaza como en la Plaza Consistorial para solicitar la paralización del proyecto».

Esta «contestación vecinal», así como «las dudas expresadas por los diferentes grupos sobre la idoneidad de este proyecto«, hizo que el debate sobre el aparcamiento «se trasladara también al propio Ayuntamiento, donde la mayoría municipal exigió paralizar el proyecto y reconsiderar las obras». El 17 de agosto el Consistorio, decidió suspender «de forma temporal» las obras.


Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »