Bildu y el PNV se niegan a condenar a ETA en Pamplona menos de un mes después de la moción de censura

Menos de un mes después de la moción de censura del PSOE y EH Bildu para colocar a Joseba Asiron en la alcaldía de Pamplona, el partido abertzale ha vuelto a demostrar su cercanía y connivencia con la banda terrorista ETA.

Los socios de María Chivite y Pedro Sánchez se han vuelto a negar a condenar los asesinatos, crímenes y extorsiones que durante más de 40 años cometió la banda terrorista ETA.

Geroa Bai (PNV), el partido que recogía las nueces, también se ha sumado a la misma postura, se ha negado a condenar a ETA y se ha unido al blanqueamiento de los cientos de asesinatos propiciados por ETA-Batasuna y defendidos ahora por los herederos de EH Bildu. La misma postura cercana y comprensiva con los criminales ha tenido el concejal de Contigo Navarra (Podemos-Sumar), Txema Mauleón.  Los tres grupos, EH Bildu, Geroa Bai y Podemos-Sumar se han abstenido de dos textos presentados por UPN y el PP en Pamplona.

La portavoz de EH Bildu Garbiñe Bueno ha justificado la negativa de los abertzales a condenar a ETA, una vez más, diciendo que «los tiempos de la confrontación y el enfrentamiento deben quedar atrás, nuestra prioridad va a ser construir una nueva realidad de convivencia en los parámetros expresados en el acuerdo con el PSN como en los acuerdos de Gobierno».

El grupo municipal de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona había presentado una declaración para condenar «de manera clara y rotunda» el terrorismo de ETA, sólo unas semanas después de la moción de censura que apartó a Cristina Ibarrola de la alcaldía de Pamplona el 28 de diciembre. 

El texto de UPN pedía condenar el terrorismo de ETA, así como las agresiones e insultos de la calle Curia durante los Sanfermines, la celebración de actos de exaltación del terrorismo o los homenajes a presos. Además, condena expresamente el asesinato de Tomás Caballero, concejal y portavoz de UPN asesinado por la banda terrorista en 1998.

Por su parte, el PP había pedido la condena de todos los atentados cometidos por la banda terrorista ETA, el recuerdo a todas las víctimas del terrorismo y la exigencia a ETA y a su entorno «del esclarecimiento de todos los crímenes que aún quedan sin resolver con la petición de un perdón sincero y sin fisuras a las víctimas del terrorismo y sus familias».

Durante el debate del texto, los socialistas, de la mano de su portavoz, Marina Curiel, se han mostrado tremendamente enfadados por tener que condenar a ETA delante de sus socios abertzales de EH Bildu. Lo han hecho a regañadientes y con una intervención fugaz en la que han recriminado a UPN y PP, que «ya no estamos en 1994». 

Koldo Martínez, portavoz de Geroa Bai-PNV, ha sacado a relucir el franquismo y ha asegurado que a su abuelo lo asesinó la Guardia Civil en 1936, explicación que le ha servido para no condenar el terrorismo de ETA y justificar su cercanía y blanqueamiento de EH Bildu. «Todos hemos cambiado», ha sentenciado Martínez, que ha asegurado que ya han pasado 12 años desde el fin de ETA mientras sacaba a relucir el franquismo y aseguraba que un asesino que ha cumplido sus penas puede reintegrarse en la sociedad con toda paz. 

UN DEBATE CON TENSIÓN EN PAMPLONA

La concejal de UPN María Caballero ha explicado que su grupo ha presentado esta declaración «porque desde que el Partido Socialista firmó -con EH Bildu– la moción de censura en este Ayuntamiento, está justificándola por un cambio de postura, dice, de Bildu frente al terrorismo de ETA».

María Caballero, hija de Tomás Caballero, ha explicado que con esta declaración buscan que haya «claridad y transparencia en un tema crucial y nadie se lleve a engaño». «Volvemos a dar a EH Bildu la oportunidad de que condene sin ambajes el terrorismo de ETA, y volvemos a dar al señor Abaurrea -actualmente concejal de EH Bildu y edil de HB cuando ETA asesinó a Caballero– una oportunidad concreta y expresamente para que condene lo que no condenó en 1998 y después, el asesinato de su compañero Tomás Caballero», ha asegurado.

Por su parte, la concejal del PPN Carmen Alba ha afirmado que «dar el Gobierno de Pamplona o de cualquier otra ciudad de España a EH Bildu supone respaldar los fines y los medios utilizados por la banda terrorista y su entorno durante décadas, y supone una traición a las víctimas del terrorismo, a sus familias y a nuestro propio sistema democrático».

Alba ha asegurado que «muchos ciudadanos de toda España nos piden a los representantes políticos de los partidos constitucionalistas que no blanqueemos a EH Bildu ni al entorno de ETA y nos piden que hagamos lo posible dentro del marco establecido en nuestro Estado de Derecho para impedir el gobierno de EH Bildu en cualquier municipio español». «El Partido Socialista, sin embargo, ahora ha dado sus votos a EH Bildu para que ostente la Alcaldía de Pamplona», ha censurado.

La concejal de EH Bildu Garbiñe Bueno ha señalado que «los tiempos de la confrontación y el enfrentamiento deben quedar atrás, nuestra prioridad va a ser construir una nueva realidad de convivencia en los parámetros expresados en el acuerdo con el PSN como en los acuerdos de Gobierno».

La papeleta más complicada del debate la ha tenido la portavoz del PSN, Marina Curiel. Los socialistas, después de años de lucha contra la izquierda abertzale, han decidido abrazarla y justificarla para mantener el poder del Palacio de Navarra y de la Moncloa. 

Curiel ha mantenido un tono tosco y desafiante durante su brevísima intervención, en la que se ha dedicado a atacar a UPN y PP por desenmascarar a sus socios de EH Bildu por su cercanía con el terror de ETA. 

En una intervención al estilo de Ramón Alzórriz, dirigente socialista que supervisa todo lo que se hace y se dice en Pamplona para proteger a Chivite, Curiel ha atacado a «las derechas» y ha asegurado que se utiliza a las víctimas una vez más. «La gente está muy cansada de la utilización, cansada de que se use el comodín de ETA, de que se use siempre el mismo discurso. Espera que los políticos demos la talla y trabajemos para Pamplona y para construir ciudad», ha asegurado Curiel, la nueva socia de la izquierda abertzale que justifica y ampara el terror asesino. 


Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »