El pueblo más bonito al que viajar en noviembre está en Navarra, según una revista especializada

Este pueblo escondido en el corazón del Valle de Baztán se revela como el destino perfecto para aquellos que buscan la combinación ideal entre la belleza natural y la riqueza cultural, especialmente en el encantador mes de noviembre.

Para la revista especializada ‘Viajar’, el pueblo más bonito para viajar en noviembre está en Navarra, de la misma forma que Ochagavía fue el pueblo más bonito para viajar en octubre, según la revista National Geographic.

Este rincón navarro, protegido por la sombra del Basajaun, el señor de los bosques, se convierte en un lugar mágico cuando el otoño tiñe de tonos cálidos y ocre las verdes colinas y los ríos de aguas cristalinas.

El Valle de Baztán, con sus casas de piedra y tejados de ladrillo, parece sacado de un cuento de hadas. La simbiosis entre la naturaleza y la arquitectura tradicional crea un paisaje único que se transforma aún más durante el otoño.

Noviembre es el mes en el que los tonos naranjas y rojizos se apoderan del valle, creando un espectáculo visual que invita a perderse entre sus senderos y contemplar la transición de las estaciones.

De todas las localidades del valle, la revista escoge Elizondo, la localidad principal del Valle de Baztán como mejor pueblo para viajar en noviembre. Esta localidad se erige a orillas del río Bidasoa, dividida en dos mitades conectadas por el pintoresco puente de Txokoto. Las palacetes y casas señoriales que bordean las orillas del río son testigos de la historia de Elizondo, marcada por la llegada de indianos adinerados en la época de Colón. Estas construcciones, cubiertas de coloridas flores, añaden un toque de elegancia y nostalgia al paisaje.

Caminar por la calle principal de Elizondo, Jaime Urrutia, es sumergirse en la vida local. Los comercios locales dan vida a la ciudad, ofreciendo productos autóctonos y artesanía.

Entre ellos, destaca la Pastelería Malkorra, famosa por su exquisito urrakin egiña, un manjar de chocolate con avellanas que deleita los paladares de lugareños y visitantes por igual. Las queserías, otra tradición arraigada en la región, ofrecen una muestra del delicioso queso navarro.

La literatura también ha dejado su huella en Elizondo, siendo el escenario principal de la trilogía del Baztán escrita por la escritora Dolores Redondo. Los lectores de «El guardián invisible», «Legado en los huesos» y «Ofrenda a la tormenta» encontrarán en cada rincón de Elizondo la magia que envuelve las páginas de estas novelas.

Para los amantes de la literatura, se ofrecen visitas guiadas que exploran los escenarios clave de la trama, brindando una experiencia única que combina la ficción y la realidad.

Aunque los libros de Dolores Redondo presentan una faceta más escalofriante de la región, la realidad es que Elizondo es un lugar lleno de encanto y magia. Esta parte de Navarra comparte una mitología única con el País Vasco, donde Mari, la diosa y madre Tierra, y el Basajaun, señor de los bosques, ocupan un lugar central en las creencias locales.

La conexión con la naturaleza y las tradiciones ancestrales se hace palpable en cada rincón de Elizondo, creando una experiencia inolvidable para aquellos que se aventuran a descubrir este tesoro navarro en noviembre.


Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »