El secreto mejor guardado del belén más grande de Pamplona: se instala estos días en la Taconera

Desde la mañana de este lunes un equipo de cuatro operarios ha comenzado a montar en los fosos de la Taconera el belén que tradicionalmente coloca la ciudad en ese espacio que forma parte del parte del perímetro amurallado de Pamplona. La operación se prolongará aproximadamente hasta las 18 horas de este mismo lunes. Con la instalación final de la iluminación, previsiblemente el martes, el Nacimiento quedará preparado para coincidir en su puesta en marcha con la inauguración del belén del zaguán de la Casa Consistorial. Precisamente, el belén de la Taconera esconde un secreto relativo a su tamaño. 

En el montaje se emplearán una veintena de figuras entre las que están la Sagrada Familia, los Reyes Magos, pajes y pastores, además de la mula el buey, un burro y algunas ovejas. Con eses elementos se configurarán escenas diferentes con iluminación independiente. Las figuras tienen entre 1,60 y 1,70 metros de altura, salvo los Reyes, que al ir montados en camellos tienen alrededor de 2,5 metros.

Las figuras están hechas en resinas, recubierta de escayola pintada, y corcho blanco. Tienen diversas procedencias y fechas de adquisición y se guardan durante el año en los locales municipales de Rochapea, desde donde se suben al Casco Antiguo en Navidad. Y esconden un secreto: pesan mucho menos de los que parece. No obstante, pese a ser más ligeras de lo que aparentan, su gran volumen hace necesaria la utilización de un sistema de cuerdas y poleas para bajarlas, a pulso y de una en una, al foso de la muralla.

En los últimos días personal de infraestructuras municipales y el área de Cultura han estado trabajando en la preparación del espacio y en la instalación del portal –de techo de resina y paredes laterales de madera- que acoge el cuadro principal y que aún está a falta de retoques. Su iluminación, con focos de luz blanca colocados a tres alturas, se encenderá como el resto del alumbrado navideño de Pamplona.

Junto con el belén de gran tamaño de la Taconera, los otros elementos de ambientación navideña de grandes proporciones en la ciudad son los dos abetos que se colocan en Carlos III, uno a la altura de la fachada del Palacio de Navarra y el segundo entre las calles San Fermín y Tafalla. Son árboles artificiales de gran envergadura con 12 metros de altura cada uno de ellos.

La iluminación de Navidad se encenderá a partir de 29 de noviembre de 17.45 horas a 23.00 horas, salvo viernes y sábados de diciembre y enero, en los se mantendrán encendidas hasta las 01.00 horas. Además, la víspera de los festivos navideños (24 y 31 de diciembre y 5 de enero) las luces permanecerán funcionando hasta las 2.00 horas.


Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »