¿Qué ocurre con las campanas de Pamplona?: la conclusión después de su inspección

Las 38 campanas de la Catedral de Pamplona y de las iglesias de San Nicolás, San Saturnino, San Lorenzo y San Agustín de encuentran en buen estado de conservación y cuentan, en su mayoría, con medidas de seguridad reforzadas. Ésa es la conclusión que se desprende del informe de inspección realizado por el área de Conservación Urbana del Ayuntamiento de Pamplona, a raíz de la caída de un badajo del campanario de la iglesia de San Nicolás.

Según ha explicado el consistorio en una nota, técnicos municipales realizaron el pasado día 18 una inspección visual en las siete torres de estas iglesias, que albergan campanas con una antigüedad que oscila entre los siglos XVI al XXI. En esa inspección se revisaron los sistemas de anclaje, los dispositivos de sujeción de los badajos y las protecciones de los vanos de las torres hacia el exterior.

En el caso de la Catedral, se constató que ésta realiza un mantenimiento anual y cuenta, además, con sistemas de seguridad duplicados y triplicados. Asimismo, en este caso, la seo dispone de la asistencia de campaneros voluntarios, que realizan a la manera tradicional el trabajo simultáneo de campanero y supervisión del estado de los conjuntos.

En el resto de iglesias, la situación es dispar, pero mantienen una conservación correcta de las campanas. De hecho, en la iglesia de San Saturnino, por ejemplo, las campanas fueron renovadas recientemente, por lo que se encuentran en perfecto estado.

En San Lorenzo cuentan con medidas de seguridad duplicadas y triplicadas contra desprendimientos de badajo y realizan, también, una revisión anual especializada por parte de una empresa de campanería.

En San Agustín el uso de las campanas es residual, ya que no se realiza volteo alguno y únicamente se acciona una de las campanas, durante cinco minutos antes de cada acto religioso, por lo que el estado es correcto.

En el caso de San Nicolás, únicamente se encuentran sin cierre al exterior las dos campanas superiores, de pequeño tamaño. Precisamente el badajo se desprendió de una de ellas. La causa del desprendimiento no se ha podido confirmar, puesto que con ninguna de ellas se realiza volteo, sino que actúan mediante un martillo percutor. Con el objetivo de determinar las causas, la parroquia de San Nicolás realizará una revisión adicional de todas sus campanas.


Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »