Un comedor social de Pamplona pasa de atender 10 familias a 103 en apenas una década

El Comedor municipal On Egin de Pamplona es un servicio orientado a personas en situación de precariedad económica y con serias dificultades para satisfacer sus necesidades básicas en materia de alimentación. Nació en el año 2010 en los locales de Oscus de Navarrería y en 2018 se trasladó a sus actuales locales de la calle del Carmen, 25. El pasado año ofreció 53.877 servicios, entre desayunos, comidas y cenas a sus 568 usuarios diferentes. La media de servicios realizados cada uno de los días en que se abrió el comedor en 2023 (es decir, todos los días del año excepto del 6 al 14 de julio) fue de 151,76 servicios diarios.

Los locales abren de lunes a domingo, mañana y tarde. Previsto como un espacio presencial, en estos momentos hasta un 60% de las personas que lo utilizan en realidad recogen las comidas para consumirlas fuera del comedor y es que esa opción, prevista inicialmente para familias con menores, personas con enfermedad acreditada y acontecimientos puntuales, como el Ramadán, se está convirtiendo en habitual.

Si hace 10 años en On Egin se atendía a 10 familias, en este 2023 se ha estado atendiendo a 103; de hecho, de forma paulatina el comedor ha ido incrementando en número de menores a los que sirve. El pasado año fueron 167 menores, un 29,4% del total de personas atendidas. También se percibe una feminización de la pobreza ya que, pese a que el porcentaje de mujeres usuarias sobre el total es de un 42,6%, esta cifra más que duplica la cantidad de mujeres que usaban este recurso hace una década: el 20%. Aunque el comedor tiene 50 plazas, en la medida de lo posible se intenta que ninguna persona derivada por su profesional de referencia (medico, trabajador social…) se quede sin atender, y hay días que el recurso tiene picos de hasta 90 personas.

Desde el punto de vista temporal y dejando fuera del cómputo el mes de julio, el mes de noviembre fue el de mayor uso en 2023, con 185,86 servicios diarios de media; el de menos utilización fue septiembre, con 104 servicios diarios de media. El 19,1% de las personas usuarias son de origen nacional (109). Para el funcionamiento del centro se trabaja con un sistema de bonos que pueden usarse una semana, una quincena, un mes y, en casos excepcionales, un trimestre. Para la renovación de bonos se atiende al criterio del profesional que estableció su otorgamiento.

El comedor está atendido por un tajo de Empleo Social del Ayuntamiento de Pamplona y apoyado por una trabajadora social, técnica municipal de Alta Excusión. Los suministros alimentarios se contratan por medio de licitación pública y en estos momentos están adjudicados a la empresa Tallunce S.L. El servicio de comidas se adapta a las necesidades cotidianas del comedor municipal ofreciendo, además, todo tipo de dietas especiales (por razones de salud, convicciones religiosas, etc.).

El servicio On Egin del Ayuntamiento de Pamplona está regulado en la Ordenanza de Alta Exclusión que señala que los destinatarios deben ser personas entre 18 y 65 años que se encuentren en situación de grave necesidad económica definida por indicadores de exclusión social que impiden una correcta y adecuada integración, afectando concretamente a la falta de recursos para satisfacer unos mínimos alimentarios. Se contemplan también aquellas situaciones en la que se encuentren personas perceptoras de prestaciones económicas o del sistema de garantía de ingresos, si lo necesitan.

El objetivo de este recurso municipal es triple. Con esta prestación, complementaria de otras, se pretende contribuir, desde la responsabilidad pública municipal a paliar las situaciones de pobreza endémica o coyuntural y bajo autovalimiento; también aminorar aquellas situaciones que puedan provocar o agudizar el desarraigo o la marginación social y servir como instrumento de acción profesional y apoyo en los procesos de incorporación social diseñados desde los Servicios Sociales municipales.

El concejal delegado de Acción Social, Txema Mauléon, ha remarcado la “imprescindible labor que hacen en este servicio, junto a otros que impulsa la sociedad civil, en la garantía de un derecho tan básico como el derecho a una alimentación adecuada y saludable”. En ese sentido, “el área va a trabajar un conjunto de acciones para mejorar las diferentes prestaciones y servicios que, en colaboración del tejido asociativo, buscan garantizar a toda la población una alimentación adecuada”.


Publicado

en

,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »