La puerta medieval de Pamplona que luce como nueva tras cumplir 270 años y pasar por el taller

Este viernes ha quedado prácticamente terminada la segunda fase de las obras de restauración de la antepuerta del Portal de Francia, por lo que este sábado, a las 8.00 horas se ha reabierto la calzada al tráfico y las aceras al tránsito.

Desde finales de septiembre el Ayuntamiento de Pamplona está rehabilitando por fases los elementos y mecanismos de ese portal histórico, una doble puerta que es la única de la muralla que está situada en su ubicación y mantiene su configuración original: una estructura de doble portal en ángulo recto, como elemento defensivo, data de 1753.

Es precisamente este segundo portal el que alberga una bóveda de ladrillo de arco rebajado, bajo la que se pueden ver las ruedas de hierro, con sus resortes, cadenas y contrapesos, un mecanismo que hasta el año 1915 servía para alzar el puente levadizo cada anochecer, cerrando el acceso a la ciudad.

El espacio se cierra, no solamente izando el tablero, sino con una puerta de roble de dos hojas, rematada por dos tablones de gran tamaño ocluyen completamente el paso.

A finales de septiembre se desmontaron los mecanismos y engranajes que permiten realizar la maniobra de Derché para subir y bajar del tablero levadizo.

Se ha trabajado en los contrapesos, las poleas de cambio de dirección, y se han sujetado las cadenas de maniobra para liberar la tensión permanente a la que se ven sometidas por el paso de vehículos, además de paliar el desgaste de uso de los ruedines de paso de las cadenas que se anclan en el muro.

Esta semana se ha desmontado el tablero y los pasadores que lo fijan a las vigas metálicas del suelo y han comenzado a tratarse las hojas de madera de roble que forman la puerta.

Para decaparlas de la capa de barniz y pintura que se les aplicó hace 15 años, la empresa adjudicataria del contrato de mantenimiento de murallas ha utilizado la proyección de chorro de arena a presión; una vez evidenciada la veta y retirados los residuos, a las puertas se les ha aplicado un tinte unificador y un tratamiento de aceite.

Para acabar el conjunto quedarían por instalar los tablones de 2,06 metros de largo, de 33 x 33 cm de sección que terminaban de cerrar el vano y, que se están fabricando de nueva planta con madera de roble reutilizada.

Cuando al desmontar las partes metálicas del engranaje se usó la caretilla elevadora, los operarios pudieron comprobar el mal estado de la madera después de años sometida a las inclemencias del tiempo, por lo que el Ayuntamiento, finalmente, ha optado por su restitución.

Los tablones se realizan a medida porque van encajados en oquedades realizadas en altura en la misma piedra. Cuando se coloquen, deberá realizarse un cierre puntual del espacio. Como trabajo complementario, se ha retirado la vegetación que tiende a crecer entre los sillares de la parte superior de la antepuerta, ya que, al disponerse en horizontal, el espacio es fructífero para que arraiguen semillas.

Este mecanismo forma parte de la puesta en escena de la Navidad en la ciudad desde 2008, tras la recuperación en 2007 del mecanismo original del puente levadizo del portal de Francia, que data de 1753 y que se encontraba en los almacenes municipales.
 


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *